Growth Management: el cambio personal como base del crecimiento empresarial


“Las empresas más competitivas, rentables y sostenibles se orientan al crecimiento sobre tres grandes ejes: liderazgo, talento y equipo”

Es lo que sostiene Ignacio Bernabé, investigador de la perspectiva humanista aplicada al Management y creador del Growth Management®. Este nuevo enfoque – que tiene como filosofía subyacente el equilibrio entre el beneficio empresarial y el bienestar de los individuos – plantea la gestión estratégica del talento como instrumento para la transformación y eficiencia de las organizaciones y la conformación de un auténtico y gran equipo compuesto por personas competentes, comprometidas y felices.

El Growth Management®. surge hace una década como respuesta a los requerimientos de un entorno extremadamente competitivo, global, cambiante y complejo. Un “entorno oceánico” que  obliga a tomar conciencia de que somos las personas las que debemos cambiar para convertirlo en una realidad más justa, estimulante y equilibrada que ofrezca mejores oportunidades. La propuesta es crecer como personas para facilitar el crecimiento de las organizaciones y desarrollar profesionales enfatizando los valores, creencias y la búsqueda del equilibrio entre la vida profesional y personal.

Fichar el mejor talento,  per se,  no es sinónimo de éxito.  El reto es conseguir que cada persona logre poner en valor su talento oculto, activarlo y convertirlo en resultados diferenciadores, resultados francamente exitosos. Para ello se requiere exteriorizar toda la capacidad que permite hacer lo que realmente somos capaces de hacer, aquello que sabemos, queremos, podemos y nos comprometemos a hacer. El Growth Management®. tiene como objetivo transformar el talento individual en competencia organizacional, de manera que las personas sean conscientes de su crecimiento armonioso y del valor que generan para la organización, aspectos que fortalecen el compromiso y la satisfacción.

El plan de desarrollo se inicia con el diagnóstico del talento, para ubicar a cada uno en la posición que mayores oportunidades de satisfacción ofrece. Se asume desde una perspectiva integral que combina acciones para el desarrollo del potencial, la identificación de las necesidades de capacitación, la dotación de los medios requeridos para alcanzar los resultados  y la motivación e incentivos que impulsan al hacer y que finalmente comprometen en la acción.

Las empresas competentes son espacios de crecimiento que reconocen el potencial de los integrantes de sus equipos y lo alinean con sus estrategias, generando una visión compartida y una convicción sobre el nivel de resultados que pueden lograr, sin dejar de apreciar el valor individual y las necesidades de desarrollo que le permitan alcanzar su máxima competencia.

Sin embargo el modelo no está completo sin referirse al rol del líder como gestor de emociones. Las empresas competentes requieren de líderes auténticos, capaces de manejarse en la incertidumbre y sacar lo mejor de las personas, hacerlas sentir importantes y útiles. Requieren líderes con habilidades para predicar con el ejemplo y mantener la coherencia en los entornos más complejos.

Considero que aún hay mucho por desarrollar en el enfoque del Growth Management®. Si bien hace falta la difusión de metodologías e instrumentos que faciliten su aplicación, creo que en su estadio de desarrollo actual, su mayor aporte es llamar la atención sobre el agotamiento de la visión del talento individual como fórmula que asegura el éxito, planteando en su lugar el desarrollo integral de las personas como motor para generar la energía proactiva que facilita la pronta y permanente adaptación al cambio… 

¿Conoces cuáles son tus talentos y la forma en que puedes desarrollarlos para ser más competente?

Comentario